¿Qué son las tarjetas revolving?

tarjetas-revolvingLas tarjetas revolving guardan grandes semejanzas con los préstamos personales y por ello es posible que la entidad solicite al cliente nóminas y declaración de la renta para concederle la tarjeta.

La tarjeta revolving permite devolver la cantidad dispuesta a través de una cuota fija mensual. A medida que vamos pagando, lógicamente incrementamos de nuevo el límite disponible del crédito de la tarjeta. Suelen ser tarjetas gratuitas, pero el tipo de interés que se aplica a la deuda es bastante superior al que se aplicaría si se tratase de un préstamo o al que llevan aparejadas las tarjetas de crédito en su modalidad de pago aplazado.

Las entidades financieras suelen ofrecer la tarjeta revolving a aquellos clientes que usan de manera continua la tarjeta de crédito utilizando todos los meses más del 25% del disponible de la tarjeta.

Para incentivar el uso de las tarjetas revolving, las entidades bancarias suelen ofrecer la devolución de un porcentaje de las compras realizadas con la tarjeta en algunas grandes superficies, y que no suele ser más de un 3 %. Son tarjetas que no admiten el pago al contado como las tarjetas de débito, sino únicamente pago aplazado a través de las cuotas mensuales cuyo importe suele elegir el cliente. Si la deuda es superior a esta cuota mensual el exceso se convierte en un préstamo a unos tipos de interés muy elevados. Para intentar acelerar el pago de la deuda contraída, el cliente puede optar por incrementar el importe de la cuota fija mensual y así disminuir el capital pendiente.

El uso de las tarjetas revolving está consolidado en Estados Unidos y Latinoamérica, y lleva ya unos años comercializándose en España, donde están alcanzando relativa popularidad, porque hay que conocer a fondo su funcionamiento para que sea una tarjeta de crédito rentable.  Por eso quizás su uso no está todavía demasiado extendido.

A la hora de contratar una tarjeta revolving hay que tener en cuenta, tal y como destaca ADICAE, que debemos leer detenidamente el contrato antes de firmarlo, que podemos rescindir el contrato en cualquier momento, y que en época de rebajas debemos informarnos sobre si las condiciones de uso de la tarjeta revolving varían. Es fundamental notificar a la entidad emisora de la tarjeta cualquier modificación en nuestros datos de contacto (teléfono, domicilio, etc). Por otro lado debemos exigir que cualquier modificación en las comisiones o tipo de interés de la tarjeta nos sea comunicado inmediatamente.