¿Cómo funcionan las tarjetas revolving?

tarjetas-revolvingYa conocemos que son las Tarjetas Revolving, ahora vamos a ver cómo funcionan y para qué sirven.

¿Cómo funcionan las tarjetas revolving?

El funcionamiento de las tarjetas revolving es relativamente sencillo. El cliente marca la cuota fija que desea pagar cada mes independientemente de lo que consuma, bien estableciendo un importe (por ejemplo 30 euros) o un porcentaje del dinero dispuesto (el 5 %, el 10 %, etc). Algunas entidades financieras permiten al usuario modificar ese importe a su voluntad.

La cuantía restante se suma a una deuda que se paga como si se tratara de un préstamo pero con tipos de interés muy superiores a los de un préstamo personal, puesto que pueden oscilar entre el 12% y el 25% anual en función de la entidad emisora. En cualquier momento el cliente puede amortizar anticipadamente la deuda y no suele tener penalización.

Tal como funcionan las tarjetas revolving nos posibilitan la adquisición de bienes  y servicios sin necesidad de disponer de efectivo. Su uso se ha extendido para afrontar gastos extraordinarios y sobre todo las compras en épocas navideñas. El aspecto más negativo de la tarjeta revolving es el coste financiero provocado por los altos tipos de interés que se aplican. La consecuencia inmediata para el usuario es el incremento del endeudamiento de la economía familiar.