Tarjetas de crédito sin cambiar de banco.

tarjeta-de-credito-sin-cambiar-de-bancoSi queremos disponer de financiación adicional, una buena opción a tener en cuenta es contratar una tarjeta de crédito sin necesidad de cambiar de banco. Así, podrás beneficiarte de las mejores tarjetas de crédito sin renunciar a seguir operando con tu entidad habitual.

Las principales tarjetas de crédito sin cambiar de banco hoy en día las ofrecen tres entidades:

–  MBNA, comercializa infinidad de tarjetas de crédito, sin cuota anual, con un programa de puntos interesante y con descuentos por compras en determinados comercios. Por destacar algunas podemos mencionar la Visa Avantcard. Son de contratación únicamente por teléfono.

– Bankinter, a través de Obsidiana, ofrece la Mastercard clásica, oro y platino. Esta última tiene un límite de 10.000 euros, de las más altas del mercado. Ninguna de ellas tiene cuota anual y en todos los casos devuelven el 1 % de las compras realizadas pero sólo durante el primer año. Tienen también un servicio gratuito de sms cada vez que se utiliza la tarjeta de crédito.

– Citibank te da a elegir entre la Visa Classic, Classic Plus, Oro y AAdvantage. Tampoco tienen cuota anual y sólo por el hecho de utilizarlas acumularás millas que podrás canjear por vuelos, alquiler de coches y estancia en hoteles.

A este incremento de la oferta de tarjetas de créditos sin cambiar de banco, se han unido otras entidades, como Banco Cetelem que oferta su Visa Aurora, o Carrefour, donde puedes encontrar la Visa Pass, etc.

Para hacerte con una de estas tarjetas sólo tendrás que darte de alta como cliente y solicitarla bien por teléfono bien por internet, facilitando la cuenta corriente donde quieres que te pasen los pagos.

Una ventaja que tienen estas tarjetas de crédito es que, en caso de impago de la deuda, no podrán bloquearnos la cuenta corriente, puesto que la tendremos en otro banco, cosa que sí puede suceder cuando tarjeta de crédito y cuenta corriente asociada se encuentran en la misma entidad.

Con independencia de la tarjeta de crédito que elijamos, no podemos olvidar que debemos hacer un uso racional de la misma, puesto que su utilización indebida o incontrolada dará lugar a una situación de impago que puede tener graves consecuencias para nuestras finanzas personales.