Seguros de decesos o muerte. Consejos a tener en cuenta al contratar un seguro de decesos.

La idea de pensar en el deceso nunca es agradable, para la mayoría de los mortales. La realidad es que es ley de vida, todos pasaremos por ello.  Es importante pensar en que situación vamos a dejar a nuestra familia y seres allegados a la hora del juicio final. De aquí la importancia de valor los seguros de deceso o muerte.

Los seguros de decesos cubren, además de los gatos de funeral, trámites, traslados, certificados, asesoramiento legal, entre otras tantas gestiones que evitaremos a nuestros familiares en un momento tan difícil.

Conocedoras del estado emocional de las personas allegadas al asegurado, las entidades que brindan servicios de seguros de decesos, cuidan mucho la calidad del servicio. No obstante, a la hora de contratar un seguro de decesos, y como en cualquier otro seguro, es importante:

  • No precipitarse. En Internet hay muchas empresas de seguros que ofrecen este servicio, hagamos una búsqueda y comparemos entre ellos las coberturas y el coste. Así podemos tener una idea aproximada de los mejores servicios en cuanto a calidad-precio.
  • En segundo lugar preguntar, a la empresa aseguradora, cualquier información que no nos quede clara en las condiciones, no debemos suponer lo que no está literalmente escrito.
  • Tener en cuenta la letra pequeña que como en todos, en los seguros de decesos también las hay.

Hay cuestiones inherentes a los seguros de decesos, que también debemos evaluar si tenemos pensado contratar alguno.

  • Lo primero, ¿necesitas un seguro de deceso?, si la situación económica familiar es próspera y estable posiblemente no te sea rentable contratar un seguro de decesos.
  • Si tienes un seguro de vida, revisa antes la póliza del mismo, puede que este ya cubra en mayor o menor medida las condiciones que cubriría un seguro de muerte. Esto te ayudará a evaluar que necesitas realmente y poder contratar el seguro que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Por último y no menos importante, nuestra edad. Si si vamos a contratar un seguro de deceso, a partir de los 60 años la empresas aseguradoras ya comienzan a evaluar la rentabilidad de brindarnos el servicio, como tope hasta los 70 años puede que aun logremos contratarlo. A partir de esta edad ya ninguna entidad aseguradora nos brindará el servicio. Por el contrario, si contratamos el seguro de muerte muy pronto, puede que paguemos mucho dinero. Es cuestión de evaluar el coste de la póliza y  el tiempo que de media podemos vivir.

Recordad, es importante hacer una comparativa de los distintos seguros de decesos y valorar nuestra situación, antes de decidirnos por alguno.