¿Cómo solicitar un préstamo personal?

solicitar-prestamo-personalCon los tiempos que corren, lo ideal es no endeudarse, pero si no queda otra alternativa, podremos acudir a nuestro banco o caja a solicitar un préstamo personal, sin olvidar las ofertas de otras entidades. Buscaremos, por tanto la opción más barata y ventajosa para el cliente. A la hora de elegir el préstamo personal debemos tener en cuenta el tipo de interés que nos apliquen y las distintas comisiones que cada banco o caja nos vaya a aplicar.

Lo que sí está claro es que es más barato solicitar un préstamo personal que solucionar nuestros pequeños problemas de liquidez con la tarjeta de crédito en su modalidad de pago aplazado, puesto que los intereses que nos aplican son superiores a los de casi cualquier préstamo personal, ya sea a tipo fijo o variable.

Una vez que sabemos en qué banco o caja vamos a solicitar el préstamo, nos tocará aportar toda la documentación necesaria para que nos estudien la solicitud:

1.- Fotocopia del DNI o tarjeta de residencia. Los préstamos a ciudadanos extranjeros cada vez son más escasos.

2.- Si trabajamos por cuenta ajena la fotocopia de las tres últimas nóminas y del contrato de trabajo. Nos pueden solicitar incluso la vida laboral. Si trabajamos por cuenta propia, la fotocopia del alta en el Impuesto de Actividades Económicas o en la Licencia Fiscal y la vida laboral.

3.- La última declaración de la renta debidamente sellada o validada por la Agencia Tributaria o por el banco o caja donde la hayamos presentado. Además, si somos autónomos y realizamos pagos fraccionados trimestrales del Impuesto de la Renta, nos pedirán los cuatro últimos.

4.- El último recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles o la fotocopia de la escritura de la casa, si tenemos vivienda en propiedad.

5.- Los tres últimos recibos bancarios de las deudas que tengamos en vigor, sean hipotecas o no. Es inútil intentar engañar al banco y no aportarlos porque por el hecho de haber solicitado el préstamo tienen derecho a consultar la CIRBE y en ella figura cualquier endeudamiento superior a 6.000 euros. Así que a menos que nuestras deudas sean inferiores a esa cantidad, el banco conoce al detalle todas nuestras deudas.

6.- Cualquier otro documento que pueda acreditar nuestros ingresos, por ejemplo si tenemos una vivienda en propiedad que hemos destinado al alquiler, el contrato y los justificantes de los ingresos que nos hagan los inquilinos. Si estamos cobrando una pensión, el certificado de la Seguridad Social que lo acredite, etc.

Con toda esta documentación, y una vez consultada la CIRBE, el RAI y el ASNEF, el banco o caja nos indicará si nos concede o no el préstamo personal. Para poder disponer del dinero, tendremos que acudir a un Notario y firmar una póliza de préstamo personal. Hay que tener en cuenta que los bancos o cajas suelen indicarnos el Notario donde debemos firmar, pero la Ley otorga a los clientes el derecho de elegir el Notario. El principal argumento para intentar convencer a los clientes para que firmen en los Notarios que el banco o caja recomienda, es que si firmamos con el Notario que dice el banco, nos abonarán el dinero de manera casi inmediata, mientras que si firmamos en el Notario que elijamos nosotros, el abono se puede retrasar unos días. El Notario cobra sus honorarios en función del importe del préstamo, con carácter general suele ser el 0,3 % del importe del préstamo, y corren a cargo del cliente.