Préstamos personales rápidos

Los préstamos personales rápidos están experimentando un gran auge por la facilidad y rapidez en la contratación. Otra causa para el incremento en la contratación de estos préstamos es la necesidad de disponer de pequeñas cantidades para “tapar pequeños agujeros” que la crisis económica ha producido en nuestras finanzas personales.

Debemos distinguir dos tipos de préstamos personales rápidos:

– Los que ofertan los bancos y en menor medida las cajas, para premiar a sus clientes y obtener una mayor fidelización y vinculación con la entidad (normalmente se ofrece a clientes con cuenta nómina y préstamo hipotecario, y con historial negativo de impagos). Su concesión es prácticamente inmediata y no se necesita aportar documentación alguna (se basa en el conocimiento que del cliente tiene el banco). Los tipos de interés suelen ser fijos y están entre el 8 y el 10 %. En la mayoría de los casos estos préstamos personales rápidos no requieren la firma ante Notario. Entre este tipo de préstamos podemos encontrar el préstamo personal online BBVA, el préstamo preconcedido ING, el credinet extra de Caja Granada o el préstamo preautorizado Bankinter.

– Los que comercializan otras financieras, como los créditos rápidos Cofidís, o los préstamos online Cetelem. La diferencia fundamental con los préstamos personales rápidos que podemos contratar a través de un banco o caja es que en las financieras los préstamos personales que nos concederán serán de importe más bajo y a un tipo de interés fijo, pero que suele ser sensiblemente más alto. La ventaja de los créditos rápidos Cofidis, de los créditos Mediatis o de los préstamos online Cetelem es que no hace falta ser cliente para que te concedan la financiación ni tampoco te exigen cambiar de banco.