Plazo para solicitar la devolución de recibos

La mayoría de nosotros paga las facturas de los servicios de suministro, telefonía, etc. a través de la cuenta corriente. Son los llamados recibos domiciliados. Así nos despreocupamos de tener que estar pendientes de cada recibo para ir a pagarlo al banco. Los recibos domiciliados entran directamente en la cuenta y son abonados automáticamente.

El problema surge cuando nos cargan un recibo erróneo o con el que no estamos de acuerdo, o simplemente hemos dejado de mantener relación con una empresa y aún así nos han cargado un recibo. La actual ley de servicios de pago establece un plazo para solicitar la devolución de recibos mucho más beneficiosa para el consumidor que la antigua.

Con carácter general, el plazo para solicitar la devolución de recibos es de 8 semanas contados desde que se produce el cargo en la cuenta. Aunque la Ley establece que hay que demostrar que el importe es muy superior al esperado, la mayoría de las entidades aceptan la devolución de cualquier recibo dentro de ese plazo, sin tener que aportar justificación alguna por parte del cliente.

El plazo para solicitar la devolución de recibos se incrementa a 13 semanas si podemos justificar documentalmente que la empresa que emitió el recibo no tenía nuestra autorización para hacerlo.

En cualquier caso, recuerde avisar por escrito a la empresa emisora de que ha devuelto el recibo y de sus motivos, y solicite la apertura de una reclamación para solucionar el desacuerdo. Si no lo hace, la empresa, a la vista de la devolución del recibo, puede incluirle en ASNEF por el importe impagado.