Hipotecas multidivisa. Hipoteca multidivisa Bankinter.

hipotecas-multidivisasLa hipoteca multidivisa es una hipoteca que puedes contratar en una moneda distinta del euro. Tomando como ejemplo la hipoteca multidivisa Bankinter, puedes endeudarte en euros o en cualquier moneda extranjera admitida a cotización oficial en el mercado de Londres (yen japonés, franco suizo, dólar americano, australiano o canadiense y libra esterlina).

Si nuestra hipoteca es de 100.000 euros, lo que hace el banco es comprar con esos 100.000 euros la moneda que hayas elegido, por ejemplo, yenes. Cada mes, cuando te toca pagar la cuota, el banco lo que hace es comprar yenes, y por esa compra te cobra una comisión.

La hipoteca multidivisa tiene como principal atractivo en el tipo de interés de referencia, que no es el Euribor sino el LIBOR (tipo de interés interbancario que se aplica en el mercado de capitales de Londres), que hace unos años era bastante más bajo que el Euribor. A cambio, el riesgo que corres estriba en la fluctuación de la divisa en la que contrataste el préstamo hipotecario. Tomando como ejemplo el yen, cuanto más fuerte sea éste, más alta será la cuota mensual de la hipoteca. Este inconveniente se puede atenuar con la posibilidad que nos dan de cambiar de divisa, con las comisiones de tipo de cambio y limitaciones que cada banco o caja impone.

En la actualidad la hipoteca multidivisa es un producto casi desaparecido que los bancos y cajas reservan para sus clientes de banca privada o finanzas personales, dada su complejidad y el riesgo que conlleva.

Hoy por hoy la hipoteca multidivisa es una muy buena opción puesto que el gobierno Japonés está intentando devaluar un yen muy fuerte, que les perjudica como país exportador que es. En caso de que las entidades financieras decidan comercializar de manera más generalizada este producto, recomiendo valorar la hipoteca multidivisa Bankinter, puesto que sus comisiones y diferencial eran más que aceptables, antes de que la retire del mercado, financiando hasta el 80 % del valor de tasación a un máximo de 30 años.