Hipoteca autoconstrucción

hipoteca-autoconstruccionLa hipoteca autoconstrucción es un préstamo hipotecario, destinado a financiar la construcción de tu propia vivienda, también se le conoce como préstamo promotor. A diferencia de los préstamos hipotecarios normales, en este caso el banco nos va entregando el importe del préstamo por partes, que se llaman disposiciones, en función de lo avanzada que esté la construcción de la casa, y contra la presentación de tasación por la obra ya construida o certificaciones de obra.

Ojo, hay bancos que por cada disposición del préstamo que te dan, te obligan a pasar por Notaría, así que hay que tener en cuenta este gasto, por la cantidad de veces que solicitemos disposiciones. Otros sólo te hacen pasar por Notario en la última disposición. Es importante informarse bien antes de solicitar una hipoteca autoconstrucción.

La primera disposición de una hipoteca autoconstrucción te la dan sobre la base del valor del solar, puesto que no hay nada construido aún. A medida que vas construyendo la obra va incrementando el valor de la vivienda y por tanto te irán dando más dinero según lo vayas necesitando y contra las certificaciones de obra o las tasaciones parciales. Una vez hechas todas las disposiciones y finalizado el periodo de carencia, se convierte en un préstamo hipotecario tradicional.

Puede darse el caso de que el valor del terreno no sea suficiente para que nos concedan la hipoteca. En ese caso, nos pueden solicitar avalistas, o exigir que hipotequemos otra vivienda si la tenemos.

Este préstamo hipotecario un periodo de carencia de amortización que suele oscilar éntrelos 18 y los 36 meses, donde sólo pagaremos intereses por el dinero que ya hayamos dispuesto para ir construyendo la vivienda. Recordemos que en un préstamo hipotecario normal con carencia, pagamos intereses por todo el dinero que hemos pedido. El periodo de carencia finaliza, aunque no lo hayamos agotado, cuando la vivienda esté totalmente terminada y hayamos presentado al banco el certificado de finalización de obra o la licencia de primera ocupación.

La hipoteca autoconstrucción se formaliza en una escritura, como cualquier otro préstamo hipotecario, y la vivienda que se está construyendo se refleja en una escritura de obra nueva en construcción.  Ambas pasan por Hacienda y por el Registro de la Propiedad.