Refinanciación de deudas en un préstamo hipotecario

Refinanciar deudas hipotecaCuando la situación económica del cliente hace imposible el cumplimiento puntual de las deudas contraídas, y a juicio del banco o caja la deuda es de importe considerable, lo que te ofrecerán para reunificar las deudas será un préstamo hipotecario.

Lo ideal es que contemos con un inmueble que esté libre de cargas, pero como esta circunstancia no es demasiado habitual, es preferible que la hipoteca ya tenga unos años de antigüedad (cuatro o cinco). Así contaremos con el valor del inmueble, que en teoría se habrá revalorizado, y con la disminución de la deuda inicialmente contraída, que nos dará margen para ampliarla.

En el primer caso lo que firmaremos será un préstamo hipotecario nuevo, mientras que en el segundo caso, lo que haremos será ampliar la hipoteca ya existente en importe y plazo. En el importe que se amplía se incluirán todas las deudas que se quieren refinanciar, y si el valor de tasación del inmueble lo permite, todos los gastos que genera la operación: a impuestos, gastos de tasación, Notario y Registro de la Propiedad.

Con esta solución, la deuda se incrementa considerablemente, pero la cuota mensual disminuye puesto que el préstamo hipotecario se contrata a muchos más años que un préstamo personal o que una tarjeta de crédito. Además se pasa de pagar varios préstamos o créditos en distintas cuotas a pagar uno solo.