Deducción por compra de vivienda habitual

deduccion-vivienda-habitualCon la futura Ley de Economía Sostenible se limita bastante el derecho a deducción por compra de vivienda habitual. Si estamos pensando en comprar una vivienda casi con toda seguridad nos interesará comprarla antes del  31 de diciembre de 2010. De esta manera, en la declaración de la renta del año que viene nos deduciremos el 15 % de lo que hayamos invertido en la compra, básicamente los gastos de notaría, impuestos y Registro de la Propiedad, con un límite máximo de 9.015 euros.

Si tenemos planes de comprar la que será nuestra vivienda habitual este sería un buen momento en el cual los bancos y cajas están ofreciendo interesantes descuentos o ventajas a quienes compren antes de finalizar el año, una de las tantas viviendas que tienen en stock. Es importante revisar las condiciones con mucho cuidado para que no contratemos algunos productos que nos intentan vender junto con el préstamo hipotecario y que a la larga encarecen la operación.

Si la vivienda la adquirimos a partir del 1 de Enero de 2011 sólo podremos aplicarnos la deducción si el importe de nuestra base imponible es de 24.107,20 euros. Con esta limitación, sólo las rentas más bajas podrán disfrutar de esta deducción. Por el contrario, la clase media (y por supuesto la alta), que puede considerarse mayoritaria, pierde la posibilidad de deducirse en la declaración de la renta por compra de vivienda habitual.  Haciendo un cálculo aproximado, estaríamos hablando de familias o unidades familiares en las que los rendimientos del trabajo tendrían que ser como máximo de 29.000 euros.

Teniendo en cuenta que con la situación de crisis en que nos encontramos y el incremento de la morosidad los bancos procuran conceder las hiopotecas a clientes lo más solventes posibles, se dará la paradoja de que sólo se podrán deducir en la renta por adquisición de vivienda aquellos a quienes los bancos no conceden hipotecas.