Cuenta 1 2 3 Santander. Cuentas remuneradas

Cuenta 1 2 3 Santander. Cuentas remuneradasDesde su lanzamiento en 2015, Banco Santander no deja de hacer publicidad de su producto estrella: la Cuenta 1 2 3 Santander. Una cuenta remunerada que además “regala” acciones, dirigida a los particulares mayores de 18 años y a los autónomos. Esta cuenta puede ser una buena opción de inversión si sabemos utilizarla, y para ello vamos a ver con detalle cómo funciona.

Requisitos para disfrutar de la cuenta 123 Santander.

Como el resto de las cuentas remuneradas, es necesario cumplir una serie de requisitos para poder obtener rendimientos. Además de ser mayor de 18 años tendremos que seguir ciertas normas:

  • Domiciliar la nómina o la prestación por desempleo, de al menos 600 euros al mes, o cualquier otro ingreso (por ejemplo la rentas que percibamos por un alquiler) que sea mensual. Si somos pensionistas, el importe mínimo que debemos percibir mensualmente es de 300 euros.
  • Domiciliar tres recibos de distintos emisores.
  • Haber utilizado las tarjetas asociadas a la cuenta 123 al menos 6 veces en tres meses, y al menos 1 de esos seis usos habrá tenido que ser con la tarjeta de crédito.
  • Mantener un saldo diario de entre 1.000 y 15.000 euros.

Todos estos requisitos deben cumplirse íntegramente en los tres meses anteriores al abono de los intereses.

¿Qué ofrece la cuenta 123?.

Como hemos comentado, la cuenta nómina 123 es una cuenta remunerada. En función del saldo diario que mantengamos en la cuenta así nos abonarán los intereses:

  • Si tenemos entre 1.000 y 2.000 euros, nos abonarán un 1% anual.
  • Entre 2.001 y 3.000 recibiremos un 2%.
  • Si nuestro saldo está entre 3.001 y 15.000 euros nos aplicarán un tipo de interés del 3%.

Los saldos inferiores a 1.000 o superiores a 15.000 no se remuneran. El exceso de los 15.000 euros podemos transferirlo a otra cuenta que nos pueda dar algún tipo de beneficio.

También podemos obtener bonificación por los recibos domiciliados, con un máximo de 110 euros al mes y 1.000 euros por grupo de recibos. Vamos a explicarlo un poco mejor. Banco Santander agrupa los recibos en cinco grandes categorías:

  • Tributos locales, básicamente el IBI y Seguros Sociales. Quedan fuera el IVA y el IRPF, por ejemplo. Bonificación del 1%.
  • Suministros del hogar: agua, luz, gas, telefonía, etc. Bonificación del 2%.
  • Seguros, siempre y cuando estén mediados por Banco Santander. 2% de bonificación.
  • Educación: guarderías, colegios y universidades, públicas o privadas. Bonifican un 3%.
  • ONG’s: deben estar registradas en la Agencia Española de Cooperación. 3% de bonificación.

Si en alguno de estos grupos, un mes tus recibos sobrepasan los 1.000 euros, sólo te remunerarán por esos 1.000.

Desventajas de la cuenta 123.

Desventajas cuenta 123La contratación de la cuenta Santander 123 lleva aparejada una serie de gastos, a saber:

Te obligan a contratar la tarjeta de crédito. Aunque no lo dicen expresamente, si para disfrutar de la remuneración de la cuenta uno de los requisitos es utilizar las tarjetas 6 veces en tres meses y al menos un movimiento debe ser con tarjeta de crédito, queda claro.

Debes pagar una comisión mensual de 3 euros en concepto de emisión y renovación de tarjetas, lo que supone 36 euros al mes.

Te entregan acciones de la compañía sólo por contratar u operar con determinados productos de la entidad (gasto trimestral determinado realizado con la tarjeta de crédito, planes de pensiones, seguros, préstamos hipotecarios, etc.). Para ello tienes que firmar el contrato de custodia y administración de valores y el contrato básico de servicios de inversión e inversión en valores e instrumentos financieros. Debes tener en cuenta que la venta de acciones tiene comisiones, por lo que es posible que si una vez recibidas las quieres vender, sea superior la comisión que vas a pagar que el precio que vas a obtener. Eso sí, puedes renunciar a este beneficio, sin perder otros, pero te recomendamos que vayas a la oficina y pidas el modelo de desistimiento de la acción.

Resumiendo, hay que echar cuentas antes de contratar el producto: tenemos 36 euros anuales de gasto por las comisiones. A esos 36 euros tenemos que sumarle como gasto el 20% de todo lo que nos vayan a abonar, en concepto de retenciones del IRPF. Dependerá de nuestros recibos y del saldo que mantengamos en la cuenta valorar si nos compensa o no. Antes de contratar, es imprescindible valorar otras cuentas remuneradas del mercado, como por ejemplo COINC de Bankinter o su cuenta nómina, la cuenta Expansión de Sabadell o la cuenta nómina de ING.