Comprar piso embargado a un banco o caja

La crisis económica e inmobiliaria ha provocado que los bancos y cajas hayan tenido que adjudicarse un número considerable de pisos de los que necesitan deshacerse. Los expertos calculan que más de 100.000 pisos embargados están ahora mismo a la venta. Esta cartera de pisos embargados, lejos de descender, se prevé que se incremente con el agravamiento de la crisis, la subida de los tipos de interés y los recortes en la concesión de préstamos hipotecarios por parte de las entidades financieras.

Con este panorama, comprar un piso embargado a un banco o caja puede ser una buena opción. Para empezar, y a priori, suelen ser del orden de un 20 o 25 % más barato que la oferta de la calle. En segundo lugar, la necesidad del banco de deshacerse del piso embargado, hace que sea relativamente fácil que nos concedan el préstamo hipotecario, con una financiación del 100 %, incluso nos pueden financiar los gastos.

En cuanto al tipo de interés, con tal de que finalmente decidamos comprar un piso embargado, ajustarán al máximo el diferencial o nos suprimirán comisiones de apertura o cancelación.

A la hora de contactar con una entidad financiera para mostrar nuestro interés por comprar un piso embargado a un banco o caja hay que tener muy presente que debemos intentar presionar y aprovecharnos de la necesidad que tienen de deshacerse de sus inmuebles, para conseguir un precio mejor y un buen préstamo hipotecario.