Cuánto cuesta un aval bancario.

Cuánto-cuesta-un-aval-bancarioCada vez es más frecuente que a la hora de alquilar un piso, además de la fianza estipulada por ley, y que es de un mes para el caso de viviendas, nos exijan garantías adicionales. La más extendida es el aval. Antes analizar cuánto cuesta un aval bancario vamos a dar unas breves pinceladas de qué es y cómo funciona.

Qué es un aval bancario.

Se trata de un documento por el que el banco se obliga a pagar las cantidades que en concepto de alquiler o incluso desperfectos no haya abonado el inquilino. Para ser más claros, el banco será el avalista del inquilino.

Cómo funciona el aval.

Cuando el banco te da un aval bancario, como hemos comentado, se convierte en tu avalista. Si tu no cumples tus obligaciones, el banco pagará por ti la deuda, y después te la exigirá. Por eso, junto al aval se suele firmar una póliza de crédito que entrará en funcionamiento sólo si el banco asumió tu deuda.

Cuánto cuesta un aval bancario.

Que el banco nos dé un aval lleva unos gastos que estipula libremente cada entidad bancaria, puesto que hay normativa que fije unos máximos. Sólo están obligadas a hacer públicas sus tarifas. No obstante, la mayoría de las entidades se suelen mover en los mismos precios. Existen tres conceptos que debes asumir:

  • Comisión de estudio. Es un porcentaje sobre el importe solicitado, con un mínimo por operación. Se cobra una sola vez. Hay entidades, como ING o EVO Banco, que no la cobran. En otras entidades suele rondar el 0,5% con un mínimo, que suele estar entre los 30 y los 60 euros. Entidades como BBVA, Bankia y Banco Santander tienen precios más altos.
  • Comisión de apertura. También es un porcentaje sobre el importe con un mínimo y, al igual que la anterior, se cobra una sola vez a la firma del contrato. Los importes suelen ser coincidentes con los de la comisión de estudio.
  • Tipo de interés. Es un porcentaje que se cobra trimestralmente. Suele ir del 0,50% al 1,50%. A veces también establecen un importe mínimo.

Cómo cancelo un aval.

Existen varias formas de cancelar un aval. La más sencilla es devolver el documento original, que en su día entregaste al casero, al banco. Pero ¿qué pasa si se ha extraviado?. En ese caso, la forma más fiable de cancelarlo es que acudáis los dos a tu entidad financiera y el casero manifieste en un documento que ha finalizado el contrato de arrendamiento, que no hay cantidades pendientes, y que por tanto te libera de dicho aval.

Si no tienes el aval original y el casero no quiere mover un dedo para que lo puedas cancelar, la cosa se complica, puesto que sin tener la certeza de que el casero no va a reclamar, va a seguir extendiendo la vigencia del aval.

Para prever esta situación, sería conveniente que el propio texto del aval recogiera, además de la fecha de vencimiento, una coletilla que dijera algo así como que pasados 3 meses, por ejemplo, desde la fecha de vencimiento del aval sin que se haya producido reclamación alguna por parte del beneficiario (casero), quedará totalmente cancelado. Durante ese tiempo, tendrás que hacer frente a los gastos (el tipo de interés trimestral).

Si el aval es indefinido, está claro que esta solución no te vale. Así que en caso de ausencia de documento original y de falta de cooperación por parte de tu casero, no tendrás más remedio que acudir a un abogado para que emprenda las acciones legales pertinentes y te liberen del aval.