Consecuencias del impago de la tarjeta de crédito

Impago deuda tarjeta creditoEl uso indebido de la tarjeta de crédito puede acabar generando una situación de impago difícil de afrontar. La posibilidad de acceder al crédito que ya tienes concedido previamente, pero que evidentemente hay que devolver, unido a la crisis en la que nos hemos visto inmersos, ha provocado que el número de impagados y morosos aumente de manera considerable.

La consecuencia inmediata del impago de la deuda de la tarjeta de crédito suele ser el bloqueo de la misma por parte de la entidad emisora, de manera que al intentar pagar en cualquier comercio o realizar una transacción con la tarjeta, la operación quede denegada. Incluso a veces, si la situación de impago no se solventa inmediatamente, pueden llegar a bloquear la cuenta corriente que está asociada a la tarjeta, hasta que la entidad se cobre la deuda. Por supuesto, cuando la tarjeta caduca, la entidad no procederá a su renovación.

Por norma general, en cuanto el banco detecta la situación de impago, se pone en contacto con el usuario, para comprobar si esa falta de pago se debe a un error. El siguiente paso será intentar negociar con el cliente la refinanciación de la deuda en un préstamo personal, pignoraticio o hipotecario.

Si transcurren 90 días desde que se produjo el impago y no se ha solventado, se incluirá al cliente en el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) o la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF). Todas las entidades financieras consultan RAI y ASNEF  cuando les solicitamos financiación, por lo que la inclusión en estos registros implicará la imposibilidad de conseguir  un crédito.

Si la negociación con el cliente no funciona, la entidad llevará la reclamación a los Juzgados. La consecuencia es que nos encontraremos con una sentencia favorable al banco en cuanto a la deuda impagada, y además tendremos que hacer frente a las costas judiciales (gastos de abogado y procurador). Una vez que la sentencia sea firme y se solicite su ejecución, podrán embargarnos cualquier bien para cobrarse la deuda.

Una vez saldada la deuda, el banco tiene la obligación de retirar los datos del cliente de los registros de morosos. En caso contrario puede presentar una demanda y reclamar en la Agencia de Protección de Datos. No obstante, lo más rápido y efectivo será que el propio usuario se encargue de solicitar la baja de sus datos.

Otras búsquedas:

impago de tarjetas de credito,deuda tarjeta de credito,IMPAGOS TARJETAS de credito,impagos de tarjetas de credito,impago de tarjetas de credito en españa,impago visa,consecuencias del impago de tarjetas de credito,Impago Tarjetas de Crédito,impago tarjeta visa,no pagar tarjeta de credito

Artículos relacionados: